Allergy & Asthma Network Mothers of Asthmatics (AANMA)

El asma infantil

Published February - 5 - 2009 Print This Post

babyl1El asma es la enfermedad crónica grave más común de la infancia y afecta a casi cinco millones de niños y niñas en Estados Unidos. De ellos, cerca de un 80% desarrolla síntomas antes de los 5 años de edad. Aunque no se sabe porqué se produce, el asma se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias, lo que provoca contracción de los músculos que rodean a las vías aéreas e hinchazón de los conductos de aire en el pulmón con un aumento en la producción de moco.

Los dos factores desencadenantes del asma infantil más frecuentes son los resfríos y los alérgenos (sustancias o cosas que causan alergia). Entre los alérgenos más comunes están los ácaros del polvo, la caspa animal, las cucarachas, el polen y el moho. El asma también puede ser provocada por cambios bruscos de temperatura, ejercicio, olores fuertes e irritantes y  humo de cigarrillo. Si su hijo/a se expone a cualquiera de los factores que desencadenan su asma, los síntomas pueden aparecer o, incluso, empeorar.

 

Síntomas
Aunque los síntomas del asma infantil son básicamente los mismos que los del asma en adultos, puede que no sean tan notorios y fáciles de detectar, sobre todo en un niño muy pequeño, que no se puede expresar.

Por eso, si los padres notan alguno de los siguientes síntomas, deben llevar a su hijo al médico. Un diagnóstico precoz es fundamental para un buen manejo del asma:

  •       Un niño que tose a menudo, después jugar, de correr, de llorar o durante la noche.
  •       Silbido en el pecho
  •       Un niño que sufre de infecciones respiratorias frecuentes, tales como neumonía o bronquitis.
  •       Un bebé con tos ruidosa y respiración rápida.
  •       Irritabilidad inexplicable, que puede atribuirse a molestias en el pecho.
  •       Un niño que tiene menos energía que sus compañeros al jugar, o que limita sus   actividades físicas para no toser o jadear.

La consulta médica
Durante la consulta, el doctor le hará las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene su hijo/a tos, respiración sibilante, el pecho apretado o le falta el aliento?
  •  Un simple resfrío ¿le afecta el pecho o le dura más de lo normal?
  • ¿Tose o su respiración es sibilante cuando corre, juega, llora o se ríe?
  • ¿Ha notado si su hijo/a muestra estos síntomas después de haber jugado con su mascota, o debido al polen o al humo de cigarro?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan estos síntomas?
  • ¿El niño/a ha faltando a la escuela debido a estos síntomas?
  • ¿La tos o la respiración sibilante no dejan al niño/a ni a ustedes dormir por la noche?
  • ¿Hay antecedentes de asma en su familia?
  • ¿Sabe si el niño/a tiene alergias?

Si su hijo/a tiene la edad requerida (generalmente mayor de 5 ó 6 años), su doctor le hará una prueba de función pulmonar. De esta manera, con los antecedentes que los padres puedan revelar  y con la evaluación que el médico haga durante la consulta, será más fácil determinar si el niño/a sufre de asma. Si es así, no se asuste. Aunque el asma es una enfermedad que dura para toda la vida, con medicinas, un adecuado plan de acción y evitando los desencadenantes, su hijo/a llevará una vida normal y podrá correr y jugar como cualquier otro niño/a de su edad. En algunos casos, en niños menores de 5 años, el médico podría hacer correr a su hijo/a en la consulta para determinar si el esfuerzo le provoca tos y silbido.  De esta forma se podría hacer un diagnóstico de forma indirecta.  Hay también otras pruebas que podrían ayudar al diagnostico en niños pequeños pero estas requieren equipos más sofisticados.

¿Cómo controlo el asma de mi hijo?

Aunque  no existe cura para el asma, al igual que en los adultos el asma infantil puede controlarse con medicamentos para prevenir o aliviar los síntomas, un correcto plan de acción y evitando los desencadenantes. Si su doctor le dice que su hijo tiene asma, éste podría darle un Peak flow (que es un aparato medidor del flujo aéreo de las vias respiratorias) acompañado de un  plan de acción por escrito donde le enseñará a reconocer los síntomas de su hijo en una escala de zona verde, zona amarilla y zona roja, las medicinas que debe tomar y cuándo es necesario obtener ayuda. Si no entiende algo, pregunte a su médico.

De acuerdo con las Guías para el Diagnóstico y Control del Asma (Guidelines for the Diagnosis and Management of Asthma), publicadas por el National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI, por sus siglas en inglés) los cuatro componentes para un buen control del asma incluyen:

  • Identificar y reducir el contacto con los desencadenantes del asma.
  • Comprender y tomar los medicamentos tal y como lo receta el médico.
  • Monitorizar el asma para reconocer los signos que presenta cuando se está agravando.
  • Saber qué hacer cuando los síntomas del asma se vuelven severos.

 

¿Puede un niño con asma correr y jugar?
Correr o hacer ejercicio puede provocar un ataque de asma en la mayoría de los niños que la padecen. Sin embargo, si el asma de su hijo está bajo control, el niño puede participar en la mayoría de las actividades físicas de su agrado. No hay que olvidar que las actividades aeróbicas mejoran la función de las vías aéreas y fortalecen los músculos de la respiración. Para un mayor control, enseñe a su hijo a:

  •        Respirar por la nariz y no por la boca para que el aire que entra por sus vías aéreas sea más tibio.
  •        Utilizar una mascarilla para la alergia durante la primavera para evitar el polen
  • Usar una bufanda sobre la nariz y boca durante el invierno para evitar que aire frio entre a sus pulmones.

¿Qué hago si mi hijo va a la escuela?

  • Informe a los profesores, la enfermera del colegio, el entrenador o profesor de gimnasia y la administración sobre el asma de su hijo y entregue una copia de su plan de acción para el control del asma.
  • Indique al personal de la escuela cuáles son los medicamentos que debe tomar su hijo y cómo ayudarle en caso de que sufra un ataque de asma. Entregue una lista de los números de teléfono de contacto en caso de emergencia.
  • Converse con la administración sobre la calidad del aire al interior de la sala de clases y de los alérgenos que pueden detonar el asma de su hijo.
  • Si las leyes de su estado lo permiten -y su doctor está de acuerdo-  su hijo/a debería poder llevar consigo su medicina para el asma.

El manejo del asma debe ser integral y continuo y debe incluir a toda la familia y al entorno que rodea al niño. Recuerde además que un factor importante en el manejo del asma -y en el de cualquier otra enfermedad – es la educación. Leer, informarse y preguntar sin miedo ayuda a tener más conocimiento sobre la enfermedad, los medicamentos y las medidas preventivas.

Para más información sobre medicamentos para el asma, o sobre cómo cuidar el aire al interior del hogar, la escuela y en los lugares donde su hijo juega visite www.breatherville.org/headquarters/hq_spanish.htm, o llame gratis al teléfono 800.878.4430, ext. 109.

Asma infantil

www.aaaai.org/espanol/tips/asma_infantil.stma

 http://www.asthmaactionamerica.com/Spanish/your_child/your_child.html